Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
ACEPTAR
No te lo pierdas No te lo pierdas

Noviembre 2018

L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

No hay contenidos.

Cerrar
Askatuak

ASKATUAK CLUB DE BALONCESTO

Noticias

compartir

  •   Las numerosas pérdidas de balón y el persistente desacierto ante el aro del San Cernín nos eliminaron de cualquier opción

Askatuak dio carpetazo a la primera vuelta sin poder rascar nada en Iruña (62-54)

Askatuak pudo cerrar la primera parte de la liga con un mejor resultado del obtenido en la cancha del colegio de la capital navarra, pero un día más el cúmulo de errores en las distintas facetas del juego nos condenaron al fracaso ante un equipo al que nos pareció que se le podía haber mordido más pese a su buena posición clasificatoria.

1 / 5
Foto 1
Los tiros libres representan una auténtica cruz en el juego de Askatu. Fernando Mindeguía metió éste y sumó triple y punto, 4 puntos de una tacada. (Foto Andoni HUEGUN)

Por Andoni HUEGUN

 

Cafés Aitona Askatuak: Eizaguirre (1), Mindeguía (10), Jaime Bisabarros (4), Urko González (16), Albistur (4), Arroyo (4), Lasa (-), David González (4), Castaño (9) y Diego Bisabarros (2).

 

Después de disputarse los trece partidos de la primera vuelta Askatuak va a necesitar espabilarse, porque con solo tres victorias en su casillero la temporada a este ritmo nos lleva hacia el precipicio del fiasco y la decepción.

Un día más el equipo entró en similar cadena de errores que en jornadas anteriores y en un abrir y cerrar de ojos pasó (de un 2-4 m.4 - a un 18-5, m.9), es decir, a un parcial de 16-1, que, con lo achuchados de energía competitiva como estamos, dejó la contienda más que complicada.

Y eso que un pequeño tirón en el último minuto del primer cuarto nos llevó a concluir 18-9 y que incluso arrancamos con cierto carácter el segundo cuarto y nos pusimos 18-15 (m.12), para pasar a un 26-18 (m.15) y llegar aún vivos al descanso 28-24.

El caso era que pese a las innumerables pérdidas de balón, a las que sumábamos una escasa puntería anotadora -en tiros libres rondábamos un 30%-, Askatuak, mejorando un poco, parecía tener a su alcance a un San Cernín que no daba muestras de ser muy superior aunque sus ocho victoria ligueras -ahora nueve- suponían su prestigiosa carta de presentación.

 En la segunda mitad, seguimos incidiendo en los mismos desatinos y aunque las distancias no resultaban inalcanzables 38-32 (m.26), 47-40 (m.31) y hasta 57-51 (m.38), al cuadro local le bastó con el orden que puso su mejor jugador -Sanz- para no sufrir y llevarse, finalmente y con comodidad, la victoria.

Un día más nuestros bajos porcentajes anotadores, de 2 y de 3 no entraban ni por asomo (9/20, por ejemplo, menos del 50% en tiros libres), las ingentes pérdidas de balón que nos martirizaban y la inestabilidad que genera fallar en conceptos tan decisivos del basket, la suma de todos estos elementos resultó nuestra sentencia.

Como factor positivo, que el equipo siguió luchando para no perder la cara al adversario, que insistió en su creencia de no dar la batallla por acabada y que defendió con ardor, lo que hizo parecer que San Cernín está ahí -no muy lejos-.

El sábado comienza una nueva Liga y Tabirako Baqué nos espera.

Que se enteren en Durango que Askatu siempre se merece respeto.

Aúpa equipo.